11/5/12

juicio

El Juez :
 ¿Es cierto que el acusado en el día de autos se cagó en Dios, en los doce apóstoles, en la madre que los parió, en el huerto de los olivos y en todo el pueblo de Jerusalén?


El acusado :

No, es falso. Yo estaba tranquilamente trabajando en la fundición cuando vino mi compañero y me echó un cubo de acero fundido por la espalda.

Entonces yo le dije: "Jose Manuel, por Dios, ¿no te das cuenta que me has echado todo el acero fundido por la espalda y que es muy molesto...?"

0 comentarios: